sábado, 22 de octubre de 2011

JUDIBANA


HISTORIA

Judibana representa un vínculo con nuestro pasado precolombino y el fenómeno de transición a la etapa colonial.
Era hija del cacique Manaure, y estaba casada con Hurehurebo cacique de Paraguaná. Vivió en carne propia la brutalidad de la colonización y la ambición desmedida de los europeos por robar sus riquezas de sus territorios.
Ella y su familia se dedicaban al cultivo de la tierra, y a la organización de su pueblo. Manaure, su padre fue uno de los últimos caciques de la gran y feliz nación de los caquetíos.
En 1526 Judibana perdió una pierna en el Asalto de los Taques, cuando un grupo de bucaneros españoles atacaron su comunidad. En el rancho sólo quedaron Hurehurebo, Judibana, Ayuramí, hermana de esta, varias mujeres y 20 arqueros muy dispuestos para la defensa. El combate fue violento: bombas incendiarias acompañaban la lluvia de plomo que enviaban los mosqueteros y que eran correspondidas con igual fiereza por las veloces flechas de los arqueros indígenas. Tras su derrota Judibana y Hurehurebo y demás compañeros sobrevivientes fueron trasladados en calidad de esclavos hasta la isla de Santo Domingo. Allí son liberados de inmediato por Juan de Ampíes, aragonés, Factor de la Hacienda Real en Tierra Firme, quien aloja la pareja en su casa, donde son tratados con respeto y amistad. Esta nueva relación, nacida de la tragedia, constituyo un esfuerzo por lograr la paz entre las dos naciones en pugna.
Pasado un tiempo la joven pareja, lideres caquetíos, es bautizada con los nombres cristianos de Fernán y Juana y formalizan su matrimonio por la iglesia de los colonizadores. Junto a Ampíes conforman una asociación para permitir el mejoramiento de las relaciones entre los europeos y los indios.
En 1527 Judibana y Hurehurebo llegan a lo que hoy es la ciudad de Coro. Comienzan la reorganización de todos los pueblos caquetíos con el fin de crear una resistencia tal que pueda dar frente a la conquista y la colonización.
Por un instante en la historia de la conquista se vislumbro una oportunidad pacifica, diplomática, para evitar el genocidio de los pueblos originarios. Pero justo antes de que se pudieran ver los frutos de tamaña empresa, el rey de España, en 1528, firma un contrato con los alemanes, por los territorios desde Maracapana a Cabo de La Vela para que emprendan la colonización y desarrollo de sus ciudades. En base a esta capitulación llega a Santa Ana de Coro el 24 de Febrero de 1529 Ambrosio Alfinger, como su primer Gobernador fue acogido y reconocido tanto por Ampíes como por Manaure, sin embargo se inicia a una encarnizada persecución, Ampíes es expulsado y Manaure misteriosamente desaparece para siempre.
Es así que Judibana, la heroína de los Taques, junto con su marido fueron quienes prepararon los ánimos para una alianza que, de no sucederse circunstancias posteriores adversas –como la llegada de los comerciantes alemanes— pudo llevar a Venezuela un indio-hispanismo por rumbos más fecundos y menos dolorosos que los conocidos por la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada